More Website Templates at TemplateMonster.com!

¿Qué significa “Danza Árabe”?
¿Es correcto el término de “Danza Oriental”?

Cuando conocí por vez primera la milenaria danza del vientre, me impregne de su encanto musical y magnificencia de sus movimientos, cada vez que incorporaba algo nuevo me sentía complacida y sosegada. Sin embargo, nunca creí que éste mundo, el de esta danza milenaria, tuviera tanto por enseñarme; sobre todo, en algo que creía saber.

Desde mis inicios en el rubro, supe que existían diversas formas de llamar a la danza del vientre (nombre que se le coloco a la danza por los Europeos que visitaban los países árabes en el siglo XVIII), o como a mí me inculcaron llamarla “Danza árabe” preferentemente porque de ésta forma era mucho más conocida en Occidente que si la llamaba “Danza Oriental” (relacionado a lo asiático), pero ¿Qué significa el concepto de árabe? ¿Y está bien relacionarlo a algo corpóreo como la danza? Es por este motivo que se inicia este apartado, comenzare desde su base.

En primera instancia, la palabra ÁRABE se utilizó para diferenciar a los nómades de los beduinos del desierto en la península arábiga; posteriormente el significado cambió debido a la unión de los nómades con el Islam, conformando un Imperio que se extendió por toda Asia. Esto provoco que en esta colectividad de poder, habitara gente de todo el mundo, y se comenzó a llamar “árabe” a todo aquel que hablara esta lengua y que perteneciera a esos primeros nómades que fundaron la comunidad y por ende, el Imperio.

Consecutivamente, y al pasar por diferentes etapas de la historia, se resume que los árabes, son un grupo de personas que comparten una patria, una lengua, una cultura y tienen una aspiración política común. Su idiosincrasia está relacionada por sus ideales, los prejuicios que posee occidente de los árabes, relacionando el conservadurismo de su cultura (basada en el Islam) y la falta de ética de occidente al imponer su cultura en un lugar más en el mundo, nos lleva a generar un permanente estado de conflicto basado en la ausencia del respeto común entre los individuos. La diferencia entre los seres humanos es inherente, siendo o no de la misma religión, habitando o no un mismo continente o país, somos dispares y por eso somos capaces de complementar lo que somos, nuestros puntos de vista y seguir creciendo. Aquí nada se nos impone al como existir o actuar, y si la diferencia hace más rica nuestra cultura optando en el crecimiento por diferentes ideales ¿Por qué es tan difícil aceptar y admirar la cultura de otro continente? ¿Es que a caso no somos capaces de elogiar y convivir con algo diferente? La igualdad es un valor que a los occidentales nos cuesta generar, nos duele ser iguales, queremos ser sobresalientes y estar al mando. Éste es el principal error del porqué aún no somos una entidad pacifica, espiritual y unificada; lamentablemente en este punto, la apertura mental y la abnegación que le falta a occidente, la utiliza para criticar del mismo modo a Oriente, lo que nos lleva a un conflicto cultural por ser superiores. Y peor aún, nos olvidamos de que la diferencia cultural genera una riqueza que actualmente estamos obstaculizando con el actuar que generamos.

Si bien es difícil comprender lo anterior, ahora ¿Cómo se relacionaría a la “Danza árabe”?. Pues bien, son alrededor de 21 países que conforman el total de la sociedad árabe en la actualidad (sin contar Siria por la problemática y suspensión de la liga árabe actual). Y si bien, en sólo un país como por ejemplo: Chile; tiene más de 3 tipos de danza folclórica representativa  según su zona geográfica ¿Qué sucede con los más de 20 países árabes? Sin ir más lejos, sucede lo mismo. Al decir entonces “Danza árabe”, nos referiremos e involucraremos a todas las danzas que componen ésta gran liga árabe, no sólo a la de un sector geográfico, hablaremos e integraremos a cada una de sus danzas, individualizando sus características propias demográficas y culturales de cada sector, en cada país; así como la “Danza del Bastón”, “Danza Zaar”, Diferentes danzas Marroquíes, “Danza Khalegi”, “Danza del Jarrón”, Dabke, entre otras; cumplen el rol de demostrar a través de sus movimientos, el enfoque respectivo sociocultural, correspondiente a la zona a la cual pertenecen. 

Según el escritor Edward Said “Oriente, es una unidad geográfica, cultural, lingüística y étnica”.
Si bien la palabra Oriental se relaciona con algo místico, lejano e interesante para los que somos occidentales; significa única y referencialmente, la ubicación de los países que se encuentran emplazados y aproximados en el lado Este del mapa. Muchas veces, el término Oriental, se suele trastocar además con los países asiáticos (como Japón, China ó Hong Kong, entre otros) porque Oriente es Asia; no obstante, se debe dejar claro a qué nos referimos, cuando mencionamos “Oriental” en el rubro de la danza del vientre. Sabemos que en Oriente hay países árabes, pero también hay que incluir a países como la India y países asiáticos (como los antes mencionados); es decir, que con el término “Oriental” se engloba a numerosos países, con innumerables culturas e infinitas danzas.

Existen otros términos como Medio Oriente, Oriente Próximo ó Cercano Oriente, y éstos son mucho más factibles utilizarlos, al relacionarlos con el contexto de ubicación dentro del ejemplo previo que cite en “Danza árabe”, porque aquí los términos anteriores, se refieren a la región del oriente más próximo al mar Mediterráneo, y justamente la mayoría de los países ubicados en este sector, pertenecen a la Liga Árabe antes mencionada. Para referirnos por otra parte, a los países del Este de Asia (ó del Este de Oriente), quedara estipulada la palabra Extremo Oriente. 

La cultura oriental se ramifico en Europa gracias al orientalismo, los eruditos impregnados de la instrucción oriental, pudieron fusionar el arte con la vida social de la época y de esa forma occidentalizar esta acogida e impregnarnos de su cultura; asimismo Europa se sustento e inspiro para seguir creciendo en la riqueza que le ofrecía oriente. Así, la danza fue creciendo en el mundo occidental, fue del mismo modo fusionando e integrando nuevas técnicas de surgimiento y mejoras para su desarrollo artístico, prolongando y ofreciendo, una amplia gama de aprendizaje y estilos que han sido aceptados y descritos por cada una de las bailarinas y profesoras occidentales. Recordar, que la base de ésta danza está en Medio Oriente y países árabes, que de ellos aprendimos y crecimos dando nuestros primeros pasos, que ellos nos guiaron y enseñaron la magnificencia de cada uno de sus bailes y por supuesto aún lo hacen, cada vez aprendemos más de sus bailes y los complementamos con su cultura, aunque muchas veces aprender de su cultura es confuso y se hace escaso el conocimiento real y verídico de su entorno. Lo importante es informarnos, aprender y no ser bailarinas o peor aún profesoras incultas. Aludiré y elogiaré en esta parte, a las portadoras del arte clásico (Tahia Carioca, Naima Akef, Samia Gamal, Nagwa Fouad, entre muchas otras), que formando parte de las sociedades árabes han tenido la mentalidad de crecimiento y han debido enfrentarse a numerosos conflictos sociales, religiosos y políticos; para engrandecer y seguir compartiendo la Danza del Medio Oriente, Danza Árabe ó Danza del Vientre; lo valioso es que sepas de donde surgió, renació y cómo perduró; y que por supuesto, ayudemos a conservar la esencia de esta hermosa danza, que para mí es mi complemento de vida.

Por Doris Cerón Apablaza “Aisha Barakah ®”, marca registrada de servicio de educación, formación, esparcimiento y actividades culturales. Departamento de propiedad Industrial de Chile. PROHIBIDA LA REPRODUCCION DE ÉSTE DOCUMENTO.